RESIDUOS DE PLAGUICIDAS EN ALIMENTOS LOS LIMITES MAXIMOS DE RESIDUOS (LMR)

Por: Julio Ruano 

Las producciones agrícolas pueden verse seriamente afectadas como consecuencia de la acción negativa de plagas y enfermedades. Para proteger los cultivos de dichas consecuencias negativas, tanto antes como después de la cosecha, se suelen utilizar plaguicidas.

El crecimiento constante de la población hace necesario producir mayor cantidad y calidad de alimentos, por eso en la actualidad, y con seguridad en el futuro, la agricultura no puede concebirse sin la utilización de plaguicidas, pero, junto a las enormes ventajas que tiene su utilización, la aplicación en forma indebida podría crear problemas, entre los que cabe destacar: resistencia de organismos nocivos, problemas toxicológicos para el aplicador, para el consumidor y para el ambiente, problemas al comercio, así como alteración de la calidad de los alimentos. 

Los plaguicidas pueden producir efectos no deseados si no se regulan de forma estricta. Por tal motivo, en Guatemala, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación, evalúa y administra la aprobación de estos productos para que sean comercializados en forma correcta, asegurando la protección de la salud de la población y del ambiente.

De esta manera, no pueden utilizarse productos plaguicidas a menos que primero se haya establecido científicamente que:

1) No producen efectos perjudiciales en los consumidores, agricultores o terceros, cuando se utilizan en forma correcta o recomendada.

2) No tienen efectos dañinos para la salud y el medio ambiente.

3) Son suficientemente eficaces para los usos a los que se destinan.

La utilización de los plaguicidas en los cultivos puede llevar a la aparición de residuos, incluidos sus metabolitos y los productos resultantes de su degradación o reacción. Los niveles de residuos que pudieran resultar se encuentran regulados, y se conocen como “Límites Máximos de Residuos” (LMR).

La presencia de residuos de plaguicidas en los alimentos es uno de los aspectos más preocupantes en lo que a inocuidad se refiere, por varios motivos: porque afectan a toda la población, al ser todos consumidores de alimentos; por la especial sensibilidad de la opinión pública a todas las cuestiones referentes a la inocuidad de los alimentos y por su incidencia en el comercio internacional de alimentos vegetales.

Según el Codex Alimentarius por "residuo de plaguicida" se entiende cualquier sustancia especificada presente en alimentos, productos agrícolas o alimentos para animales como consecuencia del uso de un plaguicida (CODEX, 2013).

Es importante destacar que los Límites Máximos de Residuos (LMR) no son límites toxicológicos, sino que son límites toxicológicamente aceptables. Se dice que los LMR no son límites toxicológicos porque la superación de un LMR no implica necesariamente la existencia de un riesgo para la salud. Se dice, por otro lado, que los LMR son toxicológicamente aceptables porque su cumplimiento asegura que no se producirán efectos tóxicos en los individuos, ni a corto ni a largo plazo.

Para su determinación se tienen en cuenta tres criterios: toxicológico, agronómico y alimentario.

El criterio toxicológico tiene en cuenta la ingestión diaria del plaguicida a lo largo de toda una vida, sin que se produzcan efectos adversos a la salud de los consumidores, según los conocimientos que actualmente se poseen. 

El criterio agronómico se establece a través de ensayos de campo con el fin de conocer la concentración real del residuo objeto de estudio que queda sobre los alimentos, cuando son tratados bajo Buenas Prácticas Agrícolas (BPA). Dicho en otras palabras, se trata de conseguir una eficacia en la protección del cultivo, y al mismo tiempo, minimizar los riesgos toxicológicos y ambientales.

El criterio alimentario, tiene que ver con la exposición, lo cual estará dado por la ingesta de alimentos (estimaciones de consumo diario medio por persona de cada producto alimenticio, basadas en la dieta establecida por el GEMS/Food para América Latina).

Al final, el valor del LMR lo que significa es que el ingerir diariamente residuos de productos plaguicidas ha de ser tal, que se tenga la seguridad de que no provocará efectos nocivos a la salud y, por otra, que el plaguicida ha de lograr una eficacia adecuada sobre la plaga a combatir con la menor utilización posible.

En todos los estudios se sobrestima considerablemente la ingesta real de residuos del plaguicida debido a que, entre otras cosas, normalmente la concentración de residuos disminuye durante el almacenamiento, la preparación, la elaboración comercial y la cocción; y es improbable que todos y cada uno de los alimentos para los que se propone un LMR haya sido tratado con el plaguicida en cuestión.

Esto último indica que los LMR se fijan con grandes márgenes de seguridad. Exceder un LMR no implica un riesgo para la salud humana ya que la exposición esperada puede estar muy por debajo del punto de referencia toxicológico o IDA (Ingesta Diaria Aceptable) 

En Guatemala, el Comité del Codex Alimentarius en Residuos de Plaguicidas, adscrito al MAGA, está trabajando para lograr establecer un programa de vigilancia de residuos de plaguicidas en frutas y vegetales, a nivel nacional, con la finalidad de garantizar a los habitantes de nuestro país, el consumo de alimentos más inocuos y a nuestros productores mayor competitividad en el desempeño de sus procesos de producción. Este programa, entre otros objetivos persigue:

  • Verificar que los alimentos de mayor consumo nacional y de exportación muestren resultados por debajo de los límites máximos de residuos de plaguicidas.
  • Generar una base de datos con información sobre residuos y tolerancias de plaguicidas autorizados en cultivos específicos.
  • Establecer un mecanismo viable desde las perspectivas legal, técnica y económica para el registro de plaguicidas en cultivos menores prioritarios, con el fin de regularizar su uso y formular recomendaciones en torno a su empleo seguro y eficaz en estas especies.
  • Contribuir positivamente al aumento de las exportaciones de frutas y vegetales de Guatemala al mundo, facilitando los procesos internos de cumplimiento de las medidas sanitarias y fitosanitarias exigidas por los mercados internacionales.

Contáctenos

(502) 2380 - 9000  
Extensión 317
(502) 2334 - 8044


Ruta 6, 9-21, zona 4,
Edificio Cámara de Industria
Nivel 6.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Suscríbase a nuestro boletín

Síganos en...